Make your own free website on Tripod.com
Home | Decretos de proteccion | Grupo Metafisico Sol Interior - Miembros Fundadores | DIAS DE REUNION DEL GRUPO SOL INTERIOR | Enseñanzas del 4to Camino | Galeria de Maestros Ascendidos | Maestro Saint Germain | Galería de Arcangeles | LIBROS PARA BAJAR | Enseñanza de la semana

Seraphis Bey

Grupo Metafisico Sol Interior

Mi nombre es Seraphis. Este nombre se asocia generalmente con las antiguas escuelas de misterios; pero mi energía es mucho más antigua que eso. Se me veneró como el Dios Osiris en la Atlántida, como Hermes Trismegisto y como Thoth; he estado activo en este planeta durante mucho más tiempo que eso.

Obviamente, las actividades de las escuelas de misterios no eran reveladas al público y eso generó leyendas acerca de las enseñanzas y de los ritos de iniciación. Estos ritos deliberadamente eran restrictivos para generar sobrecogimiento y respeto de parte del público a los iniciados; pero la razón principal para estas restricciones tan rigurosas, era la de cambiar la imagen propia de los iniciados.

Ellos creían que si pasaban las pruebas quedaban marcados como poseedores de unas habilidades y conocimientos síquicos especiales. Esta creencia, por supuesto, hacía que la adquisición de tales conocimientos y habilidades fuera mucho mas fácil.

Muchos de los iniciados no comprendían que todos las demás personas también poseían esas habilidades y que era sólo la ignorancia de los demás la que las mantenía latentes. Todos podían ascender, pero sólo los iniciados creían que podían hacerlo.

Eso nos trae hasta ti. Puedes no verte como un iniciado de una escuela moderna de misterios, pero lo eres. La mayor parte de las cosas que a los iniciados de la antigüedad se les enseñaba está disponible de manera generalizada hoy en día en libros, incluyendo a éste. También las mismas clases de instrucciones para las habilidades síquicas están disponibles de manera generalizada hoy. Si esto te sorprende, recuerda que la mayoría de la población en los primeros días no sabía leer y estaba gobernada por aquello que tú llamarías superstición primitiva.